AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. La DGT y el asistente de velocidad

La DGT y el asistente de velocidad

Conducción segura y eficiente 13 de septiembre 2018

Todos los coches nuevos fabricados tendrían un asistente de velocidad obligatorio, como idea de Pere Navarro, el nuevo director de la DGT.

El verano negro de las carreteras españolas es una de las razones para que se piense en soluciones adaptadas a la nueva tecnología. Desde la operación salida hasta la misma del retorno han fallecido un total de 259 personas. Este pasado mes de agosto ha sido uno de los peores en los últimos seis años.

Asistentes de velocidad para hacer frente a los accidentes

Parece ser que el exceso de velocidad es una de las claves para abordar los accidentes. La nueva dirección de la DGT tampoco descarta la reducción de la velocidad máxima en carreteras secundarias. Asimismo, los asistentes de velocidad están ganando terreno cada vez más entre las posibles soluciones.

Este sistema permite leer todas las señales de tráfico y ajustar las velocidades. Por tanto, el vehículo nunca rebasaría la velocidad máxima establecida. Incluso, los sistemas más avanzados permiten controlar factores de gran relevancia en siniestralidad, como evitar la superación de la distancia de seguridad con el coche de delante y, en todo caso, permitir hasta corregir las trayectorias.

¿Sería obligatorio?

¿Podrían ser los asistentes de seguridad una solución? En todo caso, puede ser obligatorio que se instale en todos los nuevos vehículos, pero no que el usuario los active. Y, por supuesto, la efectividad se reduciría en gran medida. Prácticamente, si nadie se interesa en activarlos, este sobrecoste puede ser totalmente ineficaz. Y, por supuesto, obligar a la utilización de este sistema puede dar lugar a una gran polémica.

Está claro que la DGT tiene aún que atar muchos cabos sueltos con respecto al uso de asistentes de velocidad. Su utilidad está más que comprobada, aunque debe ponerse en conocimiento del usuario su activación y funcionalidad.

 

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital