AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Consejos para conducir con altas temperaturas

Consejos para conducir con altas temperaturas


Lo primero que tenemos que pensar es cuándo vamos a coger el coche. Puede parecer un planteamiento absurdo, pero, en realidad, no lo es. De hecho, a algunas horas del día (como a partir de las doce), el calor puede resultar más insoportable, especialmente si estamos a mitad de un trayecto largo. Por ese motivo, en verano siempre resulta más aconsejable madrugar todo lo posible y evitar el tedio que acompaña a las horas centrales del día.

Por otro lado, si vamos a realizar un viaje largo en carretera, resulta muy útil que nos preparemos en todos los sentidos, cosa que incluye la vestimenta y los víveres que llevemos a bordo. Respecto a lo primero, para conducir de forma prolongada, se recomienda llevar ropa cómoda y holgada. Esto también incluye, por supuesto, el calzado.

Por otro lado, también se aconseja llevar en el coche alguna bebida fresca (por supuesto, no alcohólica) como agua o zumo. Ante las altas temperaturas, se recomienda beber incluso aunque no se tenga sed con tal de mantener la hidratación al máximo.

Recomendaciones al volante

Además de cuidar la hora en la que vamos a efectuar una salida, también existen otros consejos que podemos aplicar cuando estemos dentro del cubículo del vehículo. La DGT, por ejemplo, recoge las siguientes:

  • Cuando encendamos el aire acondicionado dentro del coche, conviene bajar las ventanillas al menos al principio. Eso hará que podamos expulsar el aire caliente que se ha concentrado dentro del vehículo de forma más rápida que si no lo hiciéramos.
  • Con el fin de evitar enfriamientos por cambios bruscos con el exterior del coche, es mejor mantener la temperatura que tengamos en el interior en una franja constante. Según la DGT, lo más idóneo es que se encuentre entre los 22 y 24 grados.
  • Precisamente, a la hora de encender el aire acondicionado, debemos orientarlo de tal forma que no nos dé directamente en la cara o en el pecho.
  • Además de abrir las ventanas nada más subirnos al vehículo, es bueno que exista una renovación de aire. Por ello, de vez en cuando, no está de más bajar las ventanillas para renovarlo.


Además de los anteriores consejos, conviene tener en cuenta que cada dos horas (aproximadamente) es bueno detenerse unos minutos para estirar las piernas y desentumecerse. Se puede puede aprovechar el parón (que en todo caso debe ser, preferentemente, en zona de sombra) para picar algo ligero antes de continuar el viaje.

Pese a ello, si se siente fatiga o cansancio en algún momento (antes incluso de que hayan pasado dos horas de conducción) se debe parar también para evitar cualquier descuido al volante. Por último, también conviene vigilar de vez en cuando el motor para asegurarnos de que no se calienta en exceso.

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital