AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Cómo los semiconductores están cambiando el sector del automóvil

Cómo los semiconductores están cambiando el sector del automóvil

A grandes rasgos, además, los semiconductores son materiales más pequeños, con una durabilidad más alta, y con un coste y consumo de energía menor a sus homólogos anteriores.

La pandemia de 2020 causó una enorme crisis de estos componentes, puesto que las marcas fabricantes de automóviles tuvieron que recortar los pedidos que hacían de los chips de forma temporal por la parálisis que sufrió el mercado. ¿El resultado? Que, después, cuando comenzó a reactivarse la economía, se generó una demanda desbordante que ha causado que los principales proveedores de semiconductores no den abasto.

En un momento donde la tecnología en los coches no deja de aumentar, las firmas de automóviles han tenido que recurrir a la creatividad para sortear la ausencia de estos componentes hasta que la situación se normalice. Y, ¿cómo lo han hecho? De multitud de maneras.

 

A problemas grandes, soluciones ingeniosas

La gran mayoría de las marcas han solucionado esta falta de chips semiconductores apostando por la rentabilidad, es decir, por coches que no requieren integrar una enorme cantidad de estos componentes; o, en su defecto, reduciendo su instalación en algunos de sus vehículos. Dicha estrategia también se ha aplicado según los modelos más vendidos, que están siendo los destinatarios preferentes de los (pocos) semiconductores que están llegando.

Otras marcas, por otro lado, han optado directamente por suprimir la instalación de estos chips, y han recurrido a la producción de modelos anteriores para tratar de capear lo mejor posible el temporal. Con todo, la crisis de los semiconductores está lejos de claudicarse.

Mark Liu, presidente de Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), ha adelantado en diversos medios de comunicación que la escasez de estos chips se alargará hasta principios de 2022. Otras consultoras, como IHS o Deloitte, inciden en la importancia de los semiconductores para el futuro, y esbozan que en diez años el 45% de los sistemas de los coches utilizarán este tipo de componentes. A la espera de que el mercado vuelva a estabilizarse, y ante la crisis de estos chips, el ingenio sigue siendo la mejor táctica posible.

 

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital