AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Consejos para conducir cuando hay un temporal

Consejos para conducir cuando hay un temporal

Nevadas históricas, fuertes rachas de viento, lluvia y olas de siete u ocho metros, además de frío. La borrasca Gloria azotóa la semana pasada media España, y aunque lo más recomendable antes estas circunstancias es no coger el coche si no es imprescindible, si no tenemos más remedio que salir a la carretera, deberemos tener en cuenta ciertas precauciones.

Circular por las carreteras españolas la semana pasada se hizo bastante complicado. La llegada de la borrasca Gloria provocó la alerta roja en varias Comunidades Autónomas. Ante los fenómenos meteorológicos de la pasada semana, la precaución es la primera regla. Si no podemos evitar conducir, lo primero es consultar el estado de las carreteras y del tráfico para saber a qué nos enfrentamos. No es lo mismo conducir con lluvia que no nieve. Estudia el trayecto, ya que en caso de retención prolongada podrás buscar una ruta o paradas alternativas.

Ante condiciones climatológicas adversas, modera la velocidad y aumenta la distancia de seguridad con el resto de vehículos. Recuerda que con lluvia intensa, la adherencia al asfalto se reduce a la mitad. De hecho, la lluvia es uno de los factores que aumenta la siniestralidad. Lo mismo si nos encontramos con hielo, niebla o nieve. Evita los adelantamientos cuando la climatología sea adversa.

Debemos circular siempre con las luces encendidas, independientemente de que sea de día. Elimina el vaho de los cristales con la calefacción o bajando un poco las ventanillas y aumenta las paradas en viajes largos. La conducción en esta época del año aumenta la fatiga y, por tanto, se incrementa el riesgo de sufrir accidentes.

Antes de emprender el viaje, revisa que tienes a mano el chaleco anti reflectante. No está de más que llevemos en el maletero una manta, una linterna y una espátula para rascar el hielo si prevemos nevadas. No olvides llevar la batería del móvil cargada. En caso de que tuvieses que detener el vehículo ante una fuerte nevada, aparca dejando espacio para las máquinas quitanieves y no abandones el vehículo si no existe cerca un lugar seguro donde puedas resguardarte. Con nieve aprovechas las huellas hechas por otros vehículos, pero cuidado, en caso de ser demasiado profundas debemos evitarlas, ya que se corre el riesgo de dañar los bajos.

Neumáticos y cadenas

Siempre es importante revisar los neumáticos antes de coger el coche, pero más si vamos a hacer un viaje en condiciones atmosféricas poco favorables. Hay que comprobar que no tengan cortes, no estén cuarteados y que su dibujo no sea menor de 1,6 milímetros. También habrá que revisar la presión.  Si nos vemos obligados a colocar las cadenas, mejor hacerlo en un sitio resguardado donde podamos hacerlo con tranquilidad.

 


 

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital