AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Consejos para conducir con nieve

Consejos para conducir con nieve

Conducir con nieve es complicado de por sí y, como principio general, conviene evitarlo si se tienen alternativas mejores. Sin embargo, como millones de personas no pueden evitar utilizar el coche o la moto cuando nieva, en este artículo se da una serie de consejos para minimizar los riesgos.

Conviene, por otro lado, que, cuando se vaya a afrontar esta situación, los vehículos hayan pasado las correspondientes revisiones y cuenten con el equipamiento específico necesario, dado que esto es una condición sine qua non.

Coche o moto con nieve

En primer lugar, habrá que saber cuál es el grado de complicación; ya que, si la capa es muy fina o aún no ha cuajado, las cadenas no serán necesarias. Sin embargo, cuando se haya consolidado un cierto grosor, es altamente conveniente incorporarlas. En el caso de las motos, no es muy aconsejable utilizar cadenas, pero existen determinados líquidos que facilitan el agarre a la superficie durante algunos kilómetros, los necesarios para poder desplazarse al lugar de destino.

Aunque ya se recomienda su encendido de día, en caso de nieve, es más importante que los coches tengan las luces de cruce en funcionamiento; puesto que, si nieva o hay niebla, es una cuestión de seguridad ver y ser vistos.

En cuanto al embrague en los coches, como principio general, no es conveniente abusar demasiado de su utilización, así que se tendrá que circunscribir a lo imprescindible. Lo ideal es ir siempre con marchas largas, tanto con hielo como con nieve.

Por otra parte, el freno se puede utilizar, pero con suavidad y evitando las frenadas prolongadas, que son las que favorecen el deslizamiento y generan la mayoría de los problemas cuando se está conduciendo con nieve o hielo.

 

 

Escuela de Conductores
byAgencia Digital