AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Aprender a conducir con lluvia

Aprender a conducir con lluvia

Conducción segura y eficiente 10 de septiembre 2015

Ahora que el otoño se acerca y dejamos atrás el verano, debemos prepararnos para la nueva estación. Durante esta época del año las lluvias son frecuentes, y saber conducir con lluvia es uno de los temas básicos al que debemos saber enfrentarnos.

La lluvia reduce considerablemente nuestra visibilidad, además, los días de lluvia la luz natural se reduce a causa de las nubes, por lo que la precaución al tener que adaptar nuestra visión a una visibilidad reducida es la primera de las tareas que debemos llevar a cabo. Llevar las luces de cruce siempre encendidas nos ayudará tanto a intentar combatir esa reducción de visibilidad, como a que los demás nos vean a nosotros.

Las primeras gotas son las más peligrosas, ya que se une el polvo y la grasa de la carretera con el agua y forman una capa resbaladiza.

Los neumáticos de los vehículos están preparados para expulsar el agua de éstos, pero hay que tener en cuenta que tienen una capacidad limitada, por lo que, con mucha lluvia debemos tener en cuenta que el control sobre las ruedas puede ser menor. Para evitar el temido aquaplaning, debemos no hacer movimientos bruscos de volante, freno y acelerador. Es muy importante que los días de lluvia moderemos nuestra velocidad al volante, ya que la distancia de frenado aumenta, sobre todo cuanta más agua haya caído.

Motoristas y ciclistas son los que más precaución deben de tener al llevar el vehículo un día de lluvia, ya que, además de todo lo que hemos comentado antes, las marcas viales del suelo son más resbaladizas con la lluvia, y pueden provocar que acabemos en el asfalto.

Parece algo obvio, pero es importante, cuando ha llovido o está lloviendo mucho, evitar los pequeños túneles o partes bajas de la carretera. El agua tiende a acumularse en estas zonas, y podemos vernos atrapados fácilmente.

Prepararse para los días de otoño al volante es muy fácil si respetamos las señales de tráfico y tenemos una buena conciencia en lo que a seguridad vial se refiere.

Escuela de Conductores
byAgencia Digital