AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Cómo actuar ante un accidente de coche

Cómo actuar ante un accidente de coche

Conducción segura y eficiente 14 de agosto 2015

Una de las cosas que se debe aprender cuando hay que prepararse para obtener el carnet de conducir (ya sea el carnet A, el carnet de moto…) es cómo se debe actuar ante un accidente de coche o accidente de moto. Para saber reaccionar, es fundamental tener bien claras las nociones básicas de socorro en carretera. 

Cuando hay un accidente en carretera, se debe tener bien presente en la cabeza el término “PAS”: Proteger, Avisar, Socorrer. Este concepto es el básico para saber los pasos a seguir. El primer paso será Proteger; para ello hay que situarse primero en un lugar seguro desde el que actuar sin riesgo de sufrir ni causar otro choque, y después señalizar (mediante triángulos de emergencia principalmente) el lugar del accidente. A continuación, el segundo paso será Avisar a los servicios de emergencia: el 112 es un número gratuito, que no requiere cobertura para poder llamar y desde el que coordinarán la asistencia sanitaria y policial necesaria. Hay que intentar hablar con la mayor calma posible, respondiendo a las preguntas de los técnicos, explicando si hay heridos e indicando con la máxima precisión posible el lugar del siniestro (punto kilométrico o, si se desconoce, poblaciones cercanas a la carretera). El tercer paso será Socorrer a los heridos, siempre con las máximas precauciones, sin intentar extraerlos del vehículo si están atrapados y, en el caso de que sea un accidente de moto, sin quitar bajo ningún concepto el casco al motorista. 

Si se trata de un accidente en el que otros conductores ya se han parado a ayudar, se debe continuar la marcha y no practicar el conocido “efecto mirón”, ya que distrae la atención de la conducción y se pueden causar o padecer nuevos accidentes. Además, este efecto hace que automáticamente se disminuya la velocidad de la marcha, provocando retenciones que pueden retrasar la llegada de los equipos de emergencia y de socorro de los heridos.

Ayudar sin poner en riesgo la propia vida, ni la de otros conductores, es la mejor muestra de solidaridad en carretera.

 

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital