AVISO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. Si no acepta la instalación de las cookies, pero continúa utilizando nuestra página web, se entenderá que ha dado su consentimiento. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra “Política de Cookies”. Aceptar Más información
  1. Portada >
  2. Blog >
  3. Fármacos y conducción: ¿cómo afectan?

Fármacos y conducción: ¿cómo afectan?

El consumo de fármacos y la conducción pueden acarrear serios accidentes de tráfico. Y es que algunos medicamentos tienen ciertos efectos secundarios que afectan de manera negativa a la hora de conducir cualquier tipo de vehículo.


Algunos efectos de los medicamentos que pueden influir en la conducción son:

- Somnolencia y/o efecto sedante.

- Reducción de reflejos y aumento de la capacidad de reacción.

- Dificultad en la percepción de las distancias.

- Alteración de la capacidad visual o auditiva.

- Pérdida de coordinación motora.

- Confusión, aturdimiento, alucinaciones o modificaciones del comportamiento, etc.

Aunque en principio la ley exime de sanción a las personas que hayan consumido "sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica", matiza que el conductor en cuestión debe estar "en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en esta norma".

Es decir, el hecho de conducir bajo alguno de los efectos adversos de los fármacos podría implicarte sanciones.

¿Cuál sería la multa?

Según la DGT, la sanción correspondiente es de 1000 euros y pérdida de 6 puntos del carnet de conducir.

¿Cuáles son los medicamentos que generan estos efectos?

Considera que son varias las sustancias que pueden disminuir la destreza necesaria para conducir un vehículo. Además del alcohol y otras drogas, los fármacos que más afectan a la conducción son:

- Antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos y todos los que actúen sobre el sistema nervioso central.

- Antimigrañosos como el Sumatriptán o Rizaptán. También, los antiparkinson y los antiepilépticos.

- Antihistamínicos para tratar la alergia.

- Relajantes musculares con Carisoprodol, Metocarbamol o Baclofeno.

- Betabloqueantes, antihipertensivos, antianginosos y vasodilatadores.

Igualmente, algunos colirios y pomadas oftalmológicas y los medicamentos usados en tratamientos de quimioterapia, como los antineoplásicos e inmunomoduladores.

Como ves, los fármacos y la conducción están muy relacionados. Evita conducir bajo sus efectos para correr menos riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

 

Escuela de Conductores
byLobo Agencia Digital